top of page
  • Foto del escritorEsteban Díaz MNT

Regulación de Grasas Trans en México



La regulación de grasas trans en alimentos ha experimentado cambios significativos en todo el mundo debido a las crecientes preocupaciones sobre los riesgos para la salud asociados con su consumo.


En este año se presentan cambios en la regulación de grasas trans en México y han generado confusiones en la aplicación y entrada en vigor, así que te voy a hacer un breve resumen de los cambios y compararemos estas medidas con las adoptadas por la FDA en los Estados Unidos y la Unión Europea.


La grasa trans es la abreviatura de “grasa transgénica” o “grasa trans saturada”, es un tipo de grasa que se forma a través de un proceso llamado hidrogenación, en el cual se añaden átomos de hidrógeno al aceite vegetal líquido para convertirlo en una grasa sólida a temperatura ambiente.


Esto se hace principalmente para mejorar la textura y la vida útil de algunos alimentos procesados.


Los estudios a nivel mundial concluyen que consumir grasas trans en exceso son perjudiciales para la salud debido a su impacto negativo en el sistema cardiovascular y puede aumentar el riesgo de enfermedades del corazón, como enfermedades coronarias y ataques al corazón, al elevar los niveles de colesterol LDL (colesterol “malo”) y reducir los niveles de colesterol HDL (colesterol “bueno”).


Las grasas trans se encuentran comúnmente en alimentos procesados, como:

  1. **Productos de panadería:** pasteles, galletas, donas y pasteles.

  2. **Alimentos fritos:** papas fritas, pollo frito y alimentos de comida rápida.

  3. **Productos de panadería comerciales:** galletas saladas, papas fritas y productos de aperitivo.

  4. **Margarinas y grasas para untar:** algunas margarinas y grasas para untar pueden contener grasas trans.

  5. **Comidas precocinadas:** muchos alimentos congelados y precocinados contienen grasas trans para mejorar su sabor y textura.

  6. **Productos de confitería:** caramelos y chocolates.


En muchos países, se han implementado regulaciones para reducir o eliminar el uso de grasas trans en alimentos procesados debido a sus efectos perjudiciales para la salud.

Los consumidores también buscan proteger su salud al leer las etiquetas nutricionales y evitar productos que contengan “grasas trans” o “aceite parcialmente hidrogenado” en su lista de ingredientes.


En general, es recomendable reducir el consumo de grasas trans y optar por una dieta equilibrada y saludable.


**México: Una Prohibición Decisiva**


En marzo de este 2023, en México, las autoridades aprobaron la modificación del artículo 216 bis a la Ley General de Salud, para cumplir los acuerdos políticos de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y los acuerdos alcanzados en la Declaración de Río de Janeiro “Las Américas libres de grasas trans”.


La adición indica: “Los alimentos, bebidas no alcohólicas, aceites y grasas no podrán exceder dos partes de ácidos grasos trans de producción industrial por cada cien partes del total de ácidos grasos. La Secretaría de Salud establecerá las bases de regulación para los ácidos grasos trans de producción industrial en los términos de este precepto.”


Esta modificación entró en vigor el 20 de septiembre pasado.


El cambio en la regulación en México llegó después de años que otros países ya ha realizado los cambios respectivos.


Estos cambios normativos comenzarán a tener un impacto significativo en las reformulaciones de algunos alimentos y bebidas procesados.


**Estados Unidos: Cambios Graduales**


En contraste, desde 2013, la FDA llegó a la determinación preliminar de que los aceites parcialmente hidrogenados ya no eran “generalmente considerados como seguros”.

Llegaron a esta conclusión con sustento en las pruebas científicas disponibles y en los hallazgos de distintos grupos de expertos.


Esta decisión llevó a la prohibición gradual de la adición de las grasas trans en alimentos procesados.


**Unión Europea: Limitación de Grasas Trans**


En la Unión Europea, el empleo de grasas trans que no sean de origen natural está limitado en un máximo de 2 gramos por cada 100 gramos de grasa en alimentos destinados al consumidor final de una regla aprobada desde 2019.


Esto permite cierta flexibilidad en la formulación de productos, pero aún impone restricciones significativas.


Hablando de etiquetado, desde 2011, la UE requiere que la cantidad de grasas trans en los alimentos procesados se indique en el etiquetado nutricional.


**Comparativa Internacional**


Los cambios tardíos en la regulación de grasas trans en México, se unen a las tendencias globales de regulaciones que han limitado o prohibido la adición de estas grasas en los alimentos procesados, sin embargo, las regulaciones buscan evitar la adición de las grasas en los alimentos y que se refleje en el aporte nutrimental más saludable.


Gracias por leerme, cuídate mucho y espero verte pronto...



Comments


HACCP pie de página.png
bottom of page